Tenemos que hablar

“Somos 6.678.646 que no tenemos pechos”
Esta frase sobre la imagen de mujeres jóvenes, delgadas, que tienen mamas. ¿Cómo que no tenemos pechos? En la imagen no aparecen mujeres sin mamas.
¿Por que dice “no tenemos pechos”? ¿Cuál es la medida para “tener”? ¿Quién lo dice?
¿Por qué es un problema que tus tetas no sean grandes?
¿Por qué es algo de lo que “tenemos que hablar”? ¿con quién? ¿Con Sprite? ¿De verdad?

Una campaña que refuerza la idea de que un cuerpo de mujer con mamas pequeñas, o con mamas acordes a esos cuerpos es “no tener” mamas y que eso es un problema, porque sino, ¿de que tendríamos que hablar?

En otra publicidad muestran a varones con sus mamas más grandes y señalan lo mismo, que el hecho de tener mamas en un cuerpo de varón es algo de lo que hay que hablar. ¿Por qué? ¿entonces es un problema? ¿Está mal?
Y así lo mismo con la altura y otros temas.

Seguir poniendo el foco en la apariencia de los cuerpos, exhibirlos como “anormales”, banalizar temas profundos y complejos, plantear que de eso hay que hablar, bajo la apariencia de una campaña “inclusiva” no solo es reproducir el modelo, es profundizarlo, insistir en la violencia que entraña la existencia de una cultura que nos convierte en objetos al hablar de nuestra apariencia como si fueran las características de un producto para vendernos una bebida con azúcar.

Es perpetuar la violencia que implica señalar nuestros cuerpos, como si estuvieran mal, como si el problema fuéramos nosotres individualmente.

La publicidad se ha encargado por décadas de estereotipar, construir y reforzar un standar de belleza que nos mutila, y ahora coloca sobre nosotres, les que no encajamos en ese modelo la obligación de hacernos cargo del problema.

No amigue, el problema no somos nosotres, no son nuestros cuerpos, el problema está afuera, es el sistema político, económico y social que necesita segregarnos y cargarnos con la culpa y la vergüenza de no encajar para tenernos sumises y consumiendo.
¿De que tenemos que hablar? ¿De la publicidad violenta que nos bullea y nos segrega?
Si, de eso queremos hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.