¿Qué es ser una buena madre?

Dícese de aquella mujer que “disfruta del embarazo” porque “es el mejor estado”, lo vive con felicidad total, arcoiris, mariposas y unicornios incluidos.

Es una “embarazada sexie” que cuida su cuerpo y nunca nunca se queja.

Es la que pare a su hijo, le encanta dar la teta y nunca le duele.

Soporta, soporta, soporta, y soporta un poco más sin quejarse nunca de nada, ni pedir ayuda.

Ama a su hije 7 x 24 con abnegación y sin dudas, jamás se pregunta ni se arrepiente.

La buena madre, siempre quiere estar con sus hijites en todos lados, solo prepara alimentos orgánicos con sus propias manos

Es la que educa con límites pero sin disciplina, puede siempre escuchar pacientemente y jamás de los jamases se le salte la térmica porque eso si que sería ser muy muy mala madre.

La buena madre trabaja pero no tanto. Tiene “un trabajito” para que le entren unos pesitos, pero jamás su trabajo será una pasión para ella.

La buena madre nunca, nunca, nunca, deseará ni fantaseará con: abandonar, dejar, escapar de sus niñes, ser libre, recuperar su vida, su tiempo su cuerpo, su independencia. Nada, ni en sueños. Si lo desea o lo sueña, la buena madre no lo cuenta nunca jamás.

La buena madre también se ocupa de su cuerpo, “no es una dejada” adelgaza rápido, y hace abdominales mientras barre la casa y da la teta.

Siempre siempre siempre la buena madre es heterosexual y está en pareja, recupera rápidamente la libido, es sexie, y está disponible sexualmente.

La buena madre sonríe siempre, es feliz y vive con alegría todas y cada una de las opresiones de la maternidad.
.
Ese es el modelo.
La pregunta es, ¿quién encaja? ¿a quién le sirve?
Les leemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.