No es polémica, es sexista

Polémica no. Sexista. Expresa el paradigma, q intentamos cambiar, como dice Diana Maffia “ TU mujer, TU casa y TU tarjeta. Ese patrimonialismo sobre los bienes y los cuerpos, es el paradigma “del patriarca cabeza de familia”, a cuya medida y para cuyos intereses están pensadas la política, la justicia y las instituciones políticas y religiosas”.

También reproduce el estereotipo de mujer q no entiende como se gana, se administra y se gasta el dinero, porque la plata y las finanzas “no son cosa de minas”, a las que hay que hablarles de “Decoración” “pareja”, “maternidad”, “viajes” y “horóscopo”, ¿no son esas las secciones q nos dedican los medios?

Según esta frase las mujeres no ganamos dinero, solo servimos gastarlo y gastarlo mal.

Lo mismo dice una publicidad de un banco que hace años muestra a las mujeres como consumidoras descontroladas que revientan la tarjeta del marido. La misma idea, otros dispositivos de reproducción.

El presidente dice “Le cedas la administración de TU casa a TU mujer” ¿Ceder que? si hay algo que hemos administrado siempre es la economía familiar, lo hacemos bien. Sostenemos familias y economías con nuestro trabajo. Pero en esta frase se nos ubica como las culpables del derroche y la ruina. ¿Casual? No.

En 2017 un tweet del candidato a presidente manda a una mujer a cocinar porque “pensar no es tu fuerte”, como el viejo “andá a lavar los platos”, reforzando que nuestro espacio es el de lo doméstico.
¿Es casual? No.

Es el trabajo gratuito que sostiene el orden social político y económico. La cultura cuenta con miles de dispositivos desde los juguetes hasta la música para convencernos de que el trabajo doméstico, parir y cuidar son tareas nuestras, que hacemos por amor, que las ganas de hacerlas nos vienen en el ADN por “mujeres” y que es un trabajo sin valor para la sociedad.

¿Es casual? ¿Qué pasaría si un día decidiéramos no hacerlo? ¿Cómo impactaría en la economía, en las empresas, en el estado que las representa?

No es casual la infravaloración de todas las tareas feminizadas. Es político. Como es político nuestro trabajo para hacerlas visibles, valorarlas y reclamar el justo reconocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.