Censura

Queremos contar un poco, que pasó estos días que no pudimos publicar en nuestra cuenta de IG

El Sábado pasado, horas después de publicar sobre la cobertura que el diario más leído de Argentina hizo del 8M, no pudimos publicar más  en nuestro feed.

Pensamos que era un tema de red, esperamos, hicimos reclamos y nos enteramos de que estábamos bloqueadas para publicar. Nuestros contenidos habían sido reportados.

Empezamos a preguntar, muchas páginas feministas de varios países estaban igual.

Todas sin poder publicar, sin poder decir lo que queremos decir.

¿Cómo son las metodologías de las censuras en la era de las redes?

Sutiles, como las violencias que también se refuerzan, efectivas, como la construcción de los modelos que nos oprimen a todxs.

No hacen falta organismos censores, ni un censor con nombre y apellido. No hay notificaciones, ni gritos, ni discusiones.

Hay silencio. Hay reporte masivo y anónimo de páginas y publicaciones.

Eso nos va dejando sin hablar, agota, se pierden contenidos, muchas compañeras pierden a su comunidad o tienen que empezar de cero. A veces también dejamos de decir por miedo. Porque de eso se trata en definitiva.

Así como nosotras usamos las redes para encontrar a nuestrxs hermanxs, para aullar y que vengan quienes se sientan convocadas al fuego, otrxs las utilizan para que eso no suceda.

¿Tendrán miedo de esta revolución amorosa y sorora? ¿De que estemos despiertas? ¿De que pasemos la voz? ¿De perder mercado?  ¿De que salgamos de la vergüenza? ¿De qué tienen miedo?

Nosotras queremos un mundo más justo que no nos excluya, que no nos trate como a muebles de la casa, ni como envases, que no aplaste nuestra diversidad y nuestro deseo,  queremos vivir en libertad, queremos rasjuñar nuestro pedacito de libertad, como dice Bimbo.

Queremos escucharnos, leernos, contar lo que nos sucede.

¿Molesta que hablemos de los medios? ¿Molesta que hablemos de la industria de la moda y la del entretenimiento? ¿Molesta que digamos que la industria médica se alimenta de la edición analógica de nuestros cuerpos? ¿Molestan los testimonios de quienes  se animan a contar cómo operan las pedagogías de la crueldad en nuestras biografías?

¿Molesta que nos despertemos del sueño narcotizado de consumir modelos que nos oprimen? ¿Del sueño de consumir lo que haga falta para encajar? ¿Del sueño de ser objetos de consumo?

¿Molestan nuestras historias? ¿Molesta que nos demos cuenta de que lo personal es político? ¿Qué no son nuestros cuerpos los que están mal, que lo que está mal es el modelo que nos quieren imponer?

¿Molestará que salgamos de la vergüenza? ¿ Que hagamos visibles las formas sutiles y perversas con las que los medios nos dicen que nuestro espacio no es la política ni la calle sino lo doméstico?

No estamos acá para caerle bien a los medios, ni para aplaudir influencers, no estamos para celebrar la lavada de cara de las empresas que se han enriquecido inseguirzándonos y ahora hacen publicidad “inclusiva”;  no estamos acá para decirte “aceptate como sos” mientras el contexto te dice que “como sos no está bien”, que consumas y que encajes; no estamos acá para  aplaudir cuando una vez cada tanto la  industria de la moda convoca a una modelo de cuerpo “no hegemónico” pero no cumple la ley de talles.

Estamos acá para encontrarnos con otrxs que resuenen con nosotras en una construcción por fuera de todo eso, donde ser no tenga nada que ver con parecer. Donde la apariencia no sea lo que nos haga visibles.  Estamos para encontrarnos con quienes creen que hay que cambiarlo todo, estamos acá para incomodar e incomodarnos, para entregarnos al encuentro y a la construcción con otrxs, y poner en duda todo, absolutamente todo.

A quienes les moleste, tienen la opción de no leer, y si molesta que se acostumbren, porque estamos acá para decir, encontrarnos, despertar, pensar y construir sentidos en conversación y juntxs con quienes sumarse a esta Rebelión.

No vamos a modificar nuestras formas, no vamos a decir otra cosa, ni distinto, así que por precaución vamos a abrir una página de respaldo e invitarles a seguirnos pero por sobre todo lxs invitamos a dejarnos sus correos, y seguirnos en las otras redes porque esta Rebelión sigue en marcha

MQNFT

Rebelión de las F.E.A.S.

 

4 pensamientos en “Censura

  1. Amo poder trabajar a partir de MQNFT en la escuela, adoro leerlas, quemar estereotipos y avanzar . Hablar, decir, deconstruir , pensar, expresar, todo lo que estuvo callado por monton de Tiempo. Como docente ,como persona , madre, hija. Me uno a no tener miedo , a hacernos visibles y a molestar, si molesta.

  2. genial post! como la lectora anterior, Maridée, como docente me encanta aprovechar los textos que generan… así que éste va derecho a ser trabajado en Comunicación. Gracias por sus reflexiones permanentes!
    Abrazo sororo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.