Adele es noticia, pero no por un disco nuevo

Adele es noticia, no porque sacó disco nuevo, ni tema nuevo. No. Los medios del mundo hablan de Adele porque perdió peso. Se la ve flaca. O sea, ahora “es linda”, porque flaca.

Hablan de Adele como si fuera una cosa, un cacho de algo que cambió su forma. Cuentan como hizo para bajar xx kgs. y porque sus ojos se ven diferentes. Hablan de la dieta que hizo, la cantidad de calorías que consume, si se puso botox en la cara o no.
Adele que reunía casi todos los requisitos de la belleza hegemónica, blanca, rubia, pelo largo y lacio, rasgos europeos, ojos claros. Pero no alcanzaba. Recién ahora es linda. Adelgazó.
Medios de todo el mundo hablan de esto. De verdad.

Hay hasta una nota de CNN que dice que no te frustres, que Adele te sirva de inspiración, que podés empezar ¿? en cuarentena.
¿Qué quiere decir todo esto? ¿Qué el odio a los cuerpos gordos es global? Si, eso seguro.
¿Qué los cuerpos de las mujeres son territorio de opinión? Si, claro. ¿Y qué más?

Cuando los medios de todo el mundo hablan del cuerpo de Adele, están hablando del cuerpo de todas, nos dicen que ese es el modelo, que ser visible/exitosa, es eso, encajar en un talle 2. Nos recuerdan q nuestro rol es cumplir todos los requisitos que el mandato de belleza nos impone, tenemos que darlo todo o sea someternos al hambre, al dolor, a la extenuación, a q nos perforen la piel con agujas, a que nos hagan tajos para sacarnos pedazos o ponernos plástico adentro, todo, nuestro dinero, nuestra creatividad, nuestra energía. Todo. Lo quieren todo.

Lo que nos dicen es que todas “tenemos que ser” Adele; o sea si no somos flacas es por vagas, dejadas, pobres, rotas, desarmadas, desarregladas y falladas. Es lo que nos gritan en la cara las influencers que nos cuentan los 3 mil ejercicios y tratamientos que hacen por día para “ser como son” o en realidad “ ser como NO son”. Es el discurso q dice q encajar te empodera y que refuerza el gordo odio y la idea de q nuestros cuerpos no nos pertenecen, q somos un pedazo de carne para mutilar y hacer encajar en un molde.

Pasemos de largo ante estas noticias o critequémoslas, pero sobre todo hagamos el ejercicio de no mirarnos como quieren que nos miremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.